11 nov. 2010

DIA MADONNA

Hay veces que me levanto y, vete tú a saber porqué, me da por un artista. He tenido días The Smiths –alargados hasta Morrisey-, días Bowie, días Fangoria, días Brian Ferry, días Almodóvar, días hermanos Cohen, días Lost… pero los días que más se repiten en mi calendario son los días Madonna. Hoy ha sido el colmo, gracias a la rara costumbre que estoy cogiendo últimamente de despertar a las seis de la mañana para nada y sin despertador, de repente, me encuentro mirando en el móvil –demasiada pereza para encender el PC- el Vogue, el Burning up, y el Everybody entre otros. Así, sin pensarlo. En ese momento me dije, hoy me queda Madonna para rato. Y fíjate, aquí me veo, actualizando el blog con el título Día Madonna –el poder imán de incluir Madonna en el título atrae lectores, si no que se lo pregunten a El Pais, que tuvo muuuuuchos días Madonnas seguidos, y los que quedan por venir-, y llenando el Facebook con video-rarezas de mi adorado Youtube. Así que, si tú también estas teniendo un día Madonna, lo has tenido o lo tendrás… ¡¡FELIZ DíA MADONNA!!



7 nov. 2010

ELEGANCIA

Hay personas que no saben cómo definir la elegancia, se limitan a identificarla como un concepto muy abstracto o hacen definiciones demasiados simplistas. Yo no voy a ponerme purista a estas alturas y empezar a soltar el rollo de si la elegancia es esto o lo otro, no… porque para eso existen grandes artistas como Bryan Ferry que te regalan cosas como su último disco, OLYMPIA, con una maravillosa portada con Kate como protagonista -que me recuerda enormemente a sus campañas con Bvlgari- y un sonido realmente sofisticado. Esto es la elegancia.

6 nov. 2010

NAOMI HAS A NEW PICTURE!!


Por que es de Juan Gatti.
Porque para algo lo incluyen en el disco.
Porque se lo merecen.
Porque admiro su inteligencia.
Porque adoro sus coherentes contradicciones.
Porque admiro su forma de hacer las cosas.
Porque hacen lo que quieren y cuando quieren.
Porque son POP.
Porque son Fangoria.
Porque me da la gana.

Este es mi nuevo cuadro.


 
LOVE·J

2 nov. 2010

NAOMI LOVES... THE WALKING DEAD


Me fui con una de mis series favoritas y vuelvo para hablarles de la que, muy posiblemente, se convierta en otra de mis series favoritas: The Walkin Dead. AMC ha creado otra serie de culto (porque va a ser de culto) al igual que hiciera con la perfecta Mad Men, y lo va a hacer con una de zombies, y yo, como amante de las series y los zombies, no puedo ser más feliz. The Walking Dead es la adaptación que hace AMC de las historietas homónimas creadas por Robert Kirkman. Yo de las historietas no tengo ni idea, pero si se parecen en algo al piloto de la serie, merecerá la pena echarles un vistazo. Rick Grimes, policeman de Kentucky, despierta de un coma tras haber sido disparado en una persecución. Cuando pone sus sentidos en orden se da cuenta de que allí se ha armado la de Dios es Cristo y que no queda ni un alma con vida. Pronto identifica a los causantes del apocalipsis, un grupo de decrépitos humanos que caminan como si hubieran cogido la cogorza más grande de sus vidas y que se les ha ido la mano con el maquillaje. El tío no da crédito a lo que ve y no tiene ni idea de por donde van a salir los tiros. Y hasta aquí puedo leer.

A mi me desde luego que más no me ha podido gustar. Si a la historia de zombies le sumas el sello indiscutible de las producciones AMCs, con su cinematografía, una fotografía más que cuidada, un ritmo de narración impecable, una música emotiva (que no se porqué me recuerda a Lost), una escenografía y recreaciones realistas, unos zombies chulísimos y su puntito de dramatismo y sentimentalismo (que siempre engancha)… ¿cuál creen ustedes que es el resultado? Descúbranlo.



24 may. 2010

LOST / THE END

Edito este post con ota interpretación, a mi juicio, muy válida y reflexionada. Gracias a Verines, que dejó su comentario en Series Yonkis.

La mejor interpretación del final de Lost que he encontrado hasta ahora, pondría una mía, pero aún me cuesta escribir sobre ello. Gracias a El piloto automático.


INTERPRETACIÓN DE VERINES
verines
Comentado el 2010-05-24 16:30:16.
Lo primero decir que el final de la serie a mi me ha gustado. Yo creo q ha habido gente que no ha entendido bien este final. Para empezar todo lo sucedido en la isla es real. La aventura terminaría con Jack que muere despues de acabar con el Humo negro, Harley se queda como el nuevo Jacob (por así decrilo) y Linus como su ayudante. Kate, Sayer y los del avión salen de la isla (se supone que Harley tb deja salir de la isla despues a Desmond, supongo q por la salida de la Orquidea) y estos viven su vida hasta que mueren. Una vez han muerto todos, se supone que muchos años despues, se unen todos en esa especie de vida paralela irreal creada por ellos mismos para unirse y recordar. A partir de aqui siguen juntos no se sabe hacia donde. En cuanto a la gente q pregunta que que es la isla, yo diría que es la fuente de vida del mundo, el motor del planeta tal vez, que alberga la vida. Y en cuanto a la estatua, es lógico pensar que por la isla han pasado muchas culturas y que ellas construyeron la estatua el templo etc. Mi única duda es saber xq los numeros dan mala suerte, y de donde salieron los Otros (como widmore o Elois) si eran gente que llego a la isla por accidente o fueron reclutados por Jacob y Richard. Pero repito a mi el final me ha parecido bueno.

INTERPRETACIÓN DE EL PILOTO AUTOMÁTICO

¿Qué ha pasado en Lost?

Una serie no es una quiniela

Una ficción se escribe desde atrás. Syd Field lo dice en su “El libro del Guión”. El autor concibe un tema, reúne unos personajes y situaciones, resuelve una conclusión que detone las intenciones de su trama, y desde ese momento, rebobina hasta el principio para empezar a rellenar huecos partiendo de la estructura de planteamiento, nudo y desenlace, heredera de la propuesta en cinco actos que propone Aristóteles en su “Poética”.

En Lost no vale ese planteamiento

Lost no es una ficción que responda a este paradigma. Primero, porque cada temporada pertenece a un género (como apuntó Hernán Casciari hace un tiempo) y cada una plantea una fórmula narrativa. Y segundo, porque Lost no es una ficción autónoma, sino que se retroalimenta como la imagen de un espejo con la participación y presencia del espectador. Esto hace que Lost no sea una sola serie, sino una serie por cada fan que la ha seguido con enfermiza avidez.

Pero, ¿qué ha pasado en Lost?


Decepción o valentía

En la primera temporada, Damon Lindelof y J.J. Abrams negaron taxativamente que la isla fuese el purgatorio y todos estuvieran muertos. Si alguien se siente decepcionado por este final, no tiene razón para estarlo. La isla no es el purgatorio, ni han estado muertos todo este tiempo. El universo alternativo que nos han representado en la sexta temporada ha sido ese purgatorio, al que iban llegando todos a medida que, cada cual en su momento, iban muriendo (ya fuese dentro o fuera de la isla).
La conclusión de la serie responde al planteamiento filosófico inicial de la serie. La pregunta que hace Charlie cuando escucha por primera vez la grabación en bucle de Danielle Rouseau es la cuestión fundacional de Lost. ¿Dónde estamos? Aunque la pregunta se hace extensible a “¿cómo estamos?”. La respuesta, durante todas las temporadas ha sido el inicio y fin de cada capítulo: Perdidos. El final de la serie es esclarecedor: a medida que se encuentran, se dan cuenta de que no estaban solos, y por tanto, son encontrados y dejan de estar perdidos.

El gurú, el guía, el chamán, el mago: el intermediario

Para ser encontrados, hace falta un maestro. Un guía. Un mago. Desmond representa esa figura. El peregrino que sufre en el desierto para cruzarlo y ayudar a otros a cruzarlo. Concibamos este personaje como un médium en su acepción más pura. Es un medio. Un intermediario.
Es quien consigue unir el espacio y el tiempo (Christian Shephard dice “no hay un aquí ni un ahora”) y quien sirve de nexo común para todos los personajes. Para que consigan cruzar el umbral. Es el barquero que ayuda a los losties a cruzar la laguna estigia. En este sentido, chapeau.

¿Están muertos? o el síndrome Antonio Resines

La pregunta que muchos de los que empezaron a ver la Series Finale con el machete en los dientes a la conclusión del episodio final ha sido furibunda. ¿¿Entonces todo ha sido un sueño?? ¿¿Nada ha sido real?? ¿¿Habemus tomadura de pelo??

Para nada

Señores. Los Losties no estaban muertos. Han ido muriendo. Como tendremos que hacerlo todos. No hay un “ahora”. La concepción del universo paralelo no está encorsetada en la percepción “objetiva” y común del tiempo. Todos van muriendo, y a medida que mueren, se cruzan en el universo de las personas que realmente son, sin los condicionamientos de una vida que los ha torturado: de una forma más o menos paralela a como vivieron, han sido capaces de desprenderse de sus demonios y, así, han tenido la vida que hubiesen querido.
Pero nada es perfecto. Evidentemente, la construcción de esa fantasía que es el purgatorio hereda formas y defectos de su pasado. De su otra vida. De su vida, de hecho. La mano de El Sexto Sentido es alargada, y quizás lo más reprochable de este final es que la originalidad que ha sido eje fundacional de la serie ha acabado siendo hipotecada a cambio de una fórmula prestada de un éxito popular. En este sentido, el aplauso pierde fuelle.
No obstante, el esfuerzo creativo de estas seis temporadas ha sido más que suficiente como para empañar el resultado global con el truco final de Lost.

La Isla, esa gran desconocida

Los que veían y ven Lost como quien llena el carro de la compra con la lista de productos a adquirir, es lógico que se hayan visto decepcionados. Lo más importante se ha quedado en el aire: La Isla. Seguimos sin saber de dónde procede, porqué tiene ese poder, de dónde salen las inscripciones egipcias, quién erigió la estatua. Esa es una de las innumerables cuestiones que jamás tendrán respuesta (en fin, sí que tendrán respuesta, pero en forma de declaraciones de los guionistas en algún podcast, o en alguna feria de cómics o en algún juego de realidad alternativa).
A todos los que entran en esta parte del graderío, os comprendo, pero tenéis que liberaros de esa faceta de la serie. El misterio era la excusa. La Isla es un McGuffin, un cebo. Es como decepcionarse viendo Ciudadano Kane al saber que toda esa maravillosa historia ha sido detonada por un simple trineo. La Isla es un símbolo. Es más: la Isla es pura metáfora del aislamiento, que es el tema principal de la serie. Jacob dice que los eligió porque estaban solos, porque sus vidas no iba a ninguna parte.

Porque estaban perdidos

No obstante, insisto: os entiendo. Entiendo que os sintáis defraudados porque no os han dado la zanahoria. Quien quisiera respuestas, es que no ha sabido disfrutar del camino. Mira hacia atrás. Observa todo lo que ha pasado. Observa cómo se han transformado los personajes. Atiende cómo te han tenido pegado al sofá o la silla. Eso es esta gran serie. Un viaje de personajes con la excusa del misterio, de la intriga, del drama, del romance, de la comedia, del terror, de la ciencia-ficción…

Pero, no obstante, tienes razón

Hay cuestiones ante las que se ha pasado de largo. ¿Qué reglas rigen la relación de Ben y Widmore? ¿Por qué unas embarazadas mueren y otras viven? ¿Por qué Walt simplemente desapareció presentándose al inicio como alguien tan especial? ¿Por qué Richard no se da cuenta de que AntiJacob manipula a los habitantes de Dharmaville si sabemos que le conoce?

Y sobre todo

¿Qué son los números?

No te preocupes. Seguro que todas esas preguntas tendrán respuesta. Paciencia. La presión mediática, como la justicia divina, pone a todos (los guionistas) en su sitio, y tarde o temprano cantarán como jilgueros. Pero cuando llegue ese momento, se repetirán todas las sensaciones de hoy: porque el que quiera ver decepción, verá decepción, y quien sencillamente haya visto el bosque más allá de los árboles… simplemente no necesitará más respuestas
Así que, como Jack, cierra los ojos.

Y descansa.

LOVE·J

18 mar. 2010

NAOMI IS READING... MAPPLETHORPE: EL FOTÓGRAFO DEL ESCÁNDALO

Me encuentro inmerso en la lectura de este libro, escrito por un amante y buen amigo del genial Mapplethorpe. Aún no tengo una opinión fundada, pero no puedo más que recomendarlo -si te interesa este fotógrafo, claro-. Eso sí, no busques en el un libro sobre técnica fotográfica, más bien, como advierte su autor antes de su lectura, es:

"SÓLO PARA MAYORES FORMADOS. Este memorial de cultura pop contiene sexo, mentiras, codicia, perversiones, asesinatos, engaños, infidelidades, droga, sexo, inmoralidad, escatología, ambición, equívocos, difamaciones, escándalos, blasfemias, calumnias, traiciones, distorsiones, racismo, impiedad, sodomía... y eso es precisamente la crítica de Mapplethorpe." Jack Fritscher.

En fin, un libro que te acercará más al autor y su obra a través de su persona.

LOVE·J

4 mar. 2010

Oops...! I did it again

 
Se ha librado por los pelos. 
Yo no sé si a mi adorada Naomi le está pasando eso de 'cría fama y échate a dormir' o que lleva mucho tiempo sin visitar este blog -que es parte de su terapia-, el caso es que se le ha ido la manita 'SUPUESTAMENTE' otra vez. Al pobre se du chófer 'SUPUESTAMENTE' le ha arreado una ostiuqui por detrás y, 'SUPUESTAMENTE' le ha dejado la nariz hecha un Cristo, y ella, ni corta ni perezosa, 'SUPUESTAMENTE' salió por patas del coche para que no la cogiera la NYP. Y es que... NAOMI, eres muuucho, y por eso me encantas -algún día escribiré sobre lo que para mí significa ser una estrella-.


BESOS·J

12 feb. 2010

A·Mc

 
¿Por qué los genios suelen morir tan pronto? 
No tengo palabras para expresar lo que siento. 
RIP

LOVE·J