24 may. 2010

LOST / THE END

Edito este post con ota interpretación, a mi juicio, muy válida y reflexionada. Gracias a Verines, que dejó su comentario en Series Yonkis.

La mejor interpretación del final de Lost que he encontrado hasta ahora, pondría una mía, pero aún me cuesta escribir sobre ello. Gracias a El piloto automático.


INTERPRETACIÓN DE VERINES
verines
Comentado el 2010-05-24 16:30:16.
Lo primero decir que el final de la serie a mi me ha gustado. Yo creo q ha habido gente que no ha entendido bien este final. Para empezar todo lo sucedido en la isla es real. La aventura terminaría con Jack que muere despues de acabar con el Humo negro, Harley se queda como el nuevo Jacob (por así decrilo) y Linus como su ayudante. Kate, Sayer y los del avión salen de la isla (se supone que Harley tb deja salir de la isla despues a Desmond, supongo q por la salida de la Orquidea) y estos viven su vida hasta que mueren. Una vez han muerto todos, se supone que muchos años despues, se unen todos en esa especie de vida paralela irreal creada por ellos mismos para unirse y recordar. A partir de aqui siguen juntos no se sabe hacia donde. En cuanto a la gente q pregunta que que es la isla, yo diría que es la fuente de vida del mundo, el motor del planeta tal vez, que alberga la vida. Y en cuanto a la estatua, es lógico pensar que por la isla han pasado muchas culturas y que ellas construyeron la estatua el templo etc. Mi única duda es saber xq los numeros dan mala suerte, y de donde salieron los Otros (como widmore o Elois) si eran gente que llego a la isla por accidente o fueron reclutados por Jacob y Richard. Pero repito a mi el final me ha parecido bueno.

INTERPRETACIÓN DE EL PILOTO AUTOMÁTICO

¿Qué ha pasado en Lost?

Una serie no es una quiniela

Una ficción se escribe desde atrás. Syd Field lo dice en su “El libro del Guión”. El autor concibe un tema, reúne unos personajes y situaciones, resuelve una conclusión que detone las intenciones de su trama, y desde ese momento, rebobina hasta el principio para empezar a rellenar huecos partiendo de la estructura de planteamiento, nudo y desenlace, heredera de la propuesta en cinco actos que propone Aristóteles en su “Poética”.

En Lost no vale ese planteamiento

Lost no es una ficción que responda a este paradigma. Primero, porque cada temporada pertenece a un género (como apuntó Hernán Casciari hace un tiempo) y cada una plantea una fórmula narrativa. Y segundo, porque Lost no es una ficción autónoma, sino que se retroalimenta como la imagen de un espejo con la participación y presencia del espectador. Esto hace que Lost no sea una sola serie, sino una serie por cada fan que la ha seguido con enfermiza avidez.

Pero, ¿qué ha pasado en Lost?


Decepción o valentía

En la primera temporada, Damon Lindelof y J.J. Abrams negaron taxativamente que la isla fuese el purgatorio y todos estuvieran muertos. Si alguien se siente decepcionado por este final, no tiene razón para estarlo. La isla no es el purgatorio, ni han estado muertos todo este tiempo. El universo alternativo que nos han representado en la sexta temporada ha sido ese purgatorio, al que iban llegando todos a medida que, cada cual en su momento, iban muriendo (ya fuese dentro o fuera de la isla).
La conclusión de la serie responde al planteamiento filosófico inicial de la serie. La pregunta que hace Charlie cuando escucha por primera vez la grabación en bucle de Danielle Rouseau es la cuestión fundacional de Lost. ¿Dónde estamos? Aunque la pregunta se hace extensible a “¿cómo estamos?”. La respuesta, durante todas las temporadas ha sido el inicio y fin de cada capítulo: Perdidos. El final de la serie es esclarecedor: a medida que se encuentran, se dan cuenta de que no estaban solos, y por tanto, son encontrados y dejan de estar perdidos.

El gurú, el guía, el chamán, el mago: el intermediario

Para ser encontrados, hace falta un maestro. Un guía. Un mago. Desmond representa esa figura. El peregrino que sufre en el desierto para cruzarlo y ayudar a otros a cruzarlo. Concibamos este personaje como un médium en su acepción más pura. Es un medio. Un intermediario.
Es quien consigue unir el espacio y el tiempo (Christian Shephard dice “no hay un aquí ni un ahora”) y quien sirve de nexo común para todos los personajes. Para que consigan cruzar el umbral. Es el barquero que ayuda a los losties a cruzar la laguna estigia. En este sentido, chapeau.

¿Están muertos? o el síndrome Antonio Resines

La pregunta que muchos de los que empezaron a ver la Series Finale con el machete en los dientes a la conclusión del episodio final ha sido furibunda. ¿¿Entonces todo ha sido un sueño?? ¿¿Nada ha sido real?? ¿¿Habemus tomadura de pelo??

Para nada

Señores. Los Losties no estaban muertos. Han ido muriendo. Como tendremos que hacerlo todos. No hay un “ahora”. La concepción del universo paralelo no está encorsetada en la percepción “objetiva” y común del tiempo. Todos van muriendo, y a medida que mueren, se cruzan en el universo de las personas que realmente son, sin los condicionamientos de una vida que los ha torturado: de una forma más o menos paralela a como vivieron, han sido capaces de desprenderse de sus demonios y, así, han tenido la vida que hubiesen querido.
Pero nada es perfecto. Evidentemente, la construcción de esa fantasía que es el purgatorio hereda formas y defectos de su pasado. De su otra vida. De su vida, de hecho. La mano de El Sexto Sentido es alargada, y quizás lo más reprochable de este final es que la originalidad que ha sido eje fundacional de la serie ha acabado siendo hipotecada a cambio de una fórmula prestada de un éxito popular. En este sentido, el aplauso pierde fuelle.
No obstante, el esfuerzo creativo de estas seis temporadas ha sido más que suficiente como para empañar el resultado global con el truco final de Lost.

La Isla, esa gran desconocida

Los que veían y ven Lost como quien llena el carro de la compra con la lista de productos a adquirir, es lógico que se hayan visto decepcionados. Lo más importante se ha quedado en el aire: La Isla. Seguimos sin saber de dónde procede, porqué tiene ese poder, de dónde salen las inscripciones egipcias, quién erigió la estatua. Esa es una de las innumerables cuestiones que jamás tendrán respuesta (en fin, sí que tendrán respuesta, pero en forma de declaraciones de los guionistas en algún podcast, o en alguna feria de cómics o en algún juego de realidad alternativa).
A todos los que entran en esta parte del graderío, os comprendo, pero tenéis que liberaros de esa faceta de la serie. El misterio era la excusa. La Isla es un McGuffin, un cebo. Es como decepcionarse viendo Ciudadano Kane al saber que toda esa maravillosa historia ha sido detonada por un simple trineo. La Isla es un símbolo. Es más: la Isla es pura metáfora del aislamiento, que es el tema principal de la serie. Jacob dice que los eligió porque estaban solos, porque sus vidas no iba a ninguna parte.

Porque estaban perdidos

No obstante, insisto: os entiendo. Entiendo que os sintáis defraudados porque no os han dado la zanahoria. Quien quisiera respuestas, es que no ha sabido disfrutar del camino. Mira hacia atrás. Observa todo lo que ha pasado. Observa cómo se han transformado los personajes. Atiende cómo te han tenido pegado al sofá o la silla. Eso es esta gran serie. Un viaje de personajes con la excusa del misterio, de la intriga, del drama, del romance, de la comedia, del terror, de la ciencia-ficción…

Pero, no obstante, tienes razón

Hay cuestiones ante las que se ha pasado de largo. ¿Qué reglas rigen la relación de Ben y Widmore? ¿Por qué unas embarazadas mueren y otras viven? ¿Por qué Walt simplemente desapareció presentándose al inicio como alguien tan especial? ¿Por qué Richard no se da cuenta de que AntiJacob manipula a los habitantes de Dharmaville si sabemos que le conoce?

Y sobre todo

¿Qué son los números?

No te preocupes. Seguro que todas esas preguntas tendrán respuesta. Paciencia. La presión mediática, como la justicia divina, pone a todos (los guionistas) en su sitio, y tarde o temprano cantarán como jilgueros. Pero cuando llegue ese momento, se repetirán todas las sensaciones de hoy: porque el que quiera ver decepción, verá decepción, y quien sencillamente haya visto el bosque más allá de los árboles… simplemente no necesitará más respuestas
Así que, como Jack, cierra los ojos.

Y descansa.

LOVE·J

5 comentarios:

  1. Qué pena no haber encontrado antes este blog.
    Te escribo en esta entrada por que fui fiel seguidora de Lost desde el episodio 1 y me siento estafada.
    Me jode muchísimo cuando me dicen que no me ha gustado el final porque no lo he entendido. Lo entendí perfectamente aquella mañana y si no me gusta es porque me parece que ha sido una tomadura de pelo durante 6 años.
    Cualquiera hace una serie que enganche poniéndole mucha imaginación. El verdadero mérito es crear una historia con buena trama y que tenga un final inesperado. Pero los hechos que se han contado han de tener su lógica y su porqué (como por ejemplo en el Sexto Sentido).
    Dios!!! que coñazo, 6 meses después y todavia le estoy dando vueltas al tema este!!, jajjaaa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno de Lost es eso, que han pasado seis meses y aun tenemos el final en nuestra cabeza. Yo disfrute tanto viendola que, sinceramente, el final fue lo de menos. A mi me gusto, no soy una persona que le gusta que le den tantas respuestas, ya me ivento yo las que me convengan... jajaja..., pero entiendo perfectamente que no te gustara.

    1000 BSS y te sigo.

    LOVE·J

    ResponderEliminar
  3. Realmente tengo muy buen recuerdo de la serie, porque también disfruté mucho viéndola... pero tengo la espinita clavada... jajaja, no lo puedo evitar.
    Un besico

    ResponderEliminar
  4. mecanica cuantica, metafisica y religuines...

    ResponderEliminar
  5. Pues sinceramente a mi no me ha gustado nada besos

    ResponderEliminar

Naomi wants your comments!!